Gafas con rayos X

Manuel, un gallego que va de viaje a Japón, compra un par de anteojos de última tecnología que le permiten ver a todas las personas desnudas. Manuel se pone los anteojos... y comienza a ver a todas las mujeres al desnudo.

“¡Qué bueno!”, piensa.

Se pone las lentes, ¡desnudas!. Se saca las lentes, ¡vestidas!

“¡Qué maravilla, Dios mío!”.

Y así, Manuel regresa a España, loco de contento, a mostrarle a su mujer la novedad recién adquirida. En el avión se siente un rey, viendo a todas las azafatas desnudas. Cuando llega a su casa, se pone las lentes para ver, de entrada, a su mujer desnuda. Abre la puerta y ve a su mujer y su mejor amigo en el sofá, desnudos.

Se saca las lentes, ¡desnudos!. Se pone las lentes, ¡desnudos!. Se las pone, ¡desnudos!. Se las saca, ¡desnudos!

Y Manuel, desanimado, dice:

“¡Vaya por Dios! ¡Esta porquería ya se ha estropeado!”.


Vale veo por vuestras caras que os ha hecho grácia, pero la historia de la existencia de estas gafas no os ha convencido, bueno pues aquí tenéis la prueba de que existen estas gafas.

Entradas populares de este blog

Frases I: divertidas, reflexivas, absurdas, geniales, ciertas,... para reir, pensar o pasar un rato divertido.

Rimas escolares: los hermanos pinzones eran unos ... marineros

Trucos para burlar los peajes de la AP-7 y la C-32